ban_saludo.png

ban_ta.pngban_tp.pngban_lobby.png

60 PERSONAS PODRÁN EMPRENDER EN REPOSTERÍA GRACIAS AL MUNICIPIO

Como una forma de ofrecer alternativas de inserción laboral y emprendimiento, es que este jueves, culminó el curso de repostería y pastelería que ejecutó la Municipalidad de Antofagasta a través del programa Fomento Productivo de Dideco.

Al respecto la alcaldesa Karen Rojo, contó que “Estamos certificando en este caso a 60 mujeres que participaron en el curso de repostería y pastelería donde también 8 personas se llevaron un horno. Se les entregó todos los implementos, toda la capacitación necesaria y hoy están gustosas porque a partir de esto les permite seguir emprendiendo de manera independiente en el ámbito laboral”.

El curso consistió en clases teóricas prácticas, donde los participantes recibieron los insumos y las herramientas necesarias para el aprendizaje de diferentes técnicas. A cada alumno se le entregó un kit de repostería con una espátula, espumador, cuchara de madera, rodillo, set manga decoración, set moldes galletas, pechera y gorro.

Dayana Rivera, alumna destacada del curso opinó que “La enseñanza fue muy buena y es un buen emprendimiento para la mujer para seguir saliendo adelante, surgir y vivir de los emprendimientos”.

 
En total fueron 40 horas impartidas en dos jornadas, esto como una forma de facilitar la participación de los alumnos. “Muy buena la oportunidad que nos dieron y me gustaría continuar en otros cursos (…) Muy contenta con mi certificado, ahora puedo decir que hice el curso de repostería”, precisó Dániza Sarria, participante del curso.

Por su parte, Mildred Torres dijo “estuvo todo muy bien y todo lo que aprendimos. En primer lugar, darle las gracias a la Ilustre Municipalidad que fue la que nos otorga la oportunidad de que nosotras hagamos estos cursos”.

Entre los contenidos del curso, los alumnos aprendieron sobre manipulación de alimentos, conceptos de stock y almacenamiento, elaboración y decoración, conocimientos teóricos y prácticos de distintos tipos de técnicas como fondant, merengue, con frutas, entre otras y ejercicios para aprender a manejar boquillas y mangas. “Estos alumnos tienen un plus adicional porque se les capacitó también en la forma de cómo manipular los alimentos y hoy en día eso es clave en vista de las estadísticas que señalan que en este período estival las intoxicaciones o la mala manipulación que se tienen de los alimentos han ido aumentando”, destacó la jefa comunal.